Encuentro solidario a puro corazón y baile en el Saigós

Como estaba previsto y con un frío en la tarde para desafiar voluntades, se realizó el último sábado el encuentro de Zumba en el Gimnasio Saigós a beneficio del Hogar San Camilo. De la mano de Laura Azar, los instructores visitantes Martín Brest y Christian Classen y del Grupo Esmeralda, un nutrido y entusiasta conjunto de participantes se sumó a la iniciativa, que integró además a los chicos del Hogar.

Entre los presentes, el sacerdote Francisco Berola, muy agradecido  por la asistencia que concurrió con un elemento de limpieza como entrada solidaria. “Estamos muy contentos porque esto nos ayuda, sobre todo para que el Hogar se conozca y  para compartir lo lindo que es el hogar, compartir cosas con los chicos” dijo a este medio, mientras se esperaba, de paso, el inicio de una nueva coreografía.

Por un lado puede mirarse solamente como que es algo que  busca una ayuda, pero  creo que también es una manera de compartir lo bueno que es el Hogar. Creo que quien se acerca y se anima a dar ese pasito, lo disfruta, sale lleno de cariño y de amor porque se recibe mucho, los chicos son muy amorosos” agregó y recordó que las puertas del San Camilo están siempre ” abiertas por supuesto para conocerlo, a los chicos les gusta que los visiten. Ellos siempre están  con el corazón abierto para tomar unos mates, para compartir un momento y la verdad que la gente que se acerca se va muy agradecida”.

En ese marco, el padre Berola destacó especialmente al equipo interdisciplinar “de casi cien personas para atender a sesenta. Hay un grupo de profesionales de primer nivel que  están preparados con tecnología de punta pero también que le ponen mucho corazón“. Y siguió, a propósito de los dichos de uno de los doctores hace poco: “No podés estar fríamente trabajando  si no tenés tu corazón en el Hogar y eso se ve. Cuando  vas, cualquier día lo ves en la relación que hay entre las cuidadoras, los médicos, los profesionales, el personal de maestranza, de limpieza, todo. No es solo ir a un trabajo por una remuneración, que por supuesto que lo es, pero hay un plus que es poner el corazón, como decía San Camilo, con más corazón en las manos”

Padre camilo Francisco Berola

 

Nota Anterior

Amigos, familiares y vecinos recordaron a los Mártires Palotinos

Siguiente Nota

Presentación del Plan Estratégico de Turismo del Pago de Areco