Ojeda, sobre el robo al empresario: “Las directivas poco claras por parte de la Justicia hicieron que se perdiera un tiempo precioso”

El caso del empresario asaltado junto a su personal en un establecimiento de San Andrés de Giles la tarde del pasado miércoles, seguido de la privación ilegítima de libertad con el traslado a Areco, provocó fuertes declaraciones por parte del secretario de Seguridad Ramón Ojeda. Demoras y prioridades en la toma de decisiones por parte de las  autoridades del ámbito judicial de turno motivaron preocupación en el funcionario.

En su diálogo con Noticias,  relató lo sucedido desde el inicio, al tiempo que se recibió un ” llamado  indicaba que un empresario del rubro ganadero había sido secuestrado junto con dos empleados. Esto habría sucedido en un campo que está en el partido de Giles, sobre la Autovía 8. Se da aviso inmediatamente al jefe de la policía comunal, se trasladan los móviles,  para tratar de hacer un cerrojo para interceptar a estos delincuentes”.

A esa altura, “se sabía  que  por lo menos la camioneta del empresario, era una de las que venía”, pero pasa un tiempo desde el momento que ocurrió hasta que llega el aviso a la Patrulla Rural, “ entonces este cerrojo no pudo interceptar a nadie. No obstante, otra parte de la policía se dirigió hacia el domicilio de este empresario” siguió Ojeda, y como no se “sabía mucho el nombre, ni dónde vivía y demás, hasta que se logró ubicar el domicilio, que fue alrededor de las 18.30, cuando se llega a la casa ya los delincuentes habían emprendido la huida“.

A cara descubierta y sin guantes, los delincuentes habían secuestrado al empresario en su establecimiento, “ estaba en las oficinas con dos  administrativos,  y los otros dos empleados, con el hijo, estaban trabajando a una distancia a unos 100 metros, en las mangas de donde estaban los animales. Ahí lo privan de su libertad y roban en el mismo lugar una cantidad de dinero“. Unos 5 millones de pesos según se conoció más tarde.

Cuando llegan a la casa,  se encontraba la esposa. También la reducen, ejercen cierta violencia sobre ellos, golpean al marido, a la señora, obtienen otra suma de dinero, que eran ahorros que tenía la familia, se llevan también un televisor, otros enseres, lo de valor que había en la casa, que inmediatamente pudieron cargar, y se dan a la fuga“, en el mismo vehículo con el que habían llegado al campo.

Jurisdicciones y demoras

Con el correr de las horas, trascendió cierto desacuerdo entre las autoridades intervinientes sobre quién debía hacerse cargo del caso. “Ahí hubo una discusión por la responsabilidad de quién tomaba el hecho, si la jurisdicción de Giles o la de San Antonio de Areco, en función de qué, porque se inició allá y culminó acá” siguió Ojeda, aunque está claro que “que el primer delito, la privación ilegítima de la libertad, el robo, todos se producen en el partido de Giles. No había mucho de ahí para discutir. Pero,  las directivas empezaron a ser poco claras por parte de la justicia y eso hizo de que se perdiera un tiempo precioso, no sólo por el hecho de la investigación, sino también por darle el marco de contención a las víctimas del hecho. Por otra parte, yo estaba presente en la casa de las víctimas esperando que se hiciera presente alguien de la Justicia“.

Y aclaró: “Cuando ocurre el hecho y se comienzan a hacer los operativos y se concurre a la casa de las víctimas, como siempre en nuestra ciudad, la policía rural, la policía comunal, la de seguridad, la vial, todos trabajamos juntos, no hacemos distinción de área. Cuando el jefe de la rural le avisa a sus efectivos de que tenía esta situación, uno de ellos, en su vehículo particular, estaba concurriendo velozmente hacia el domicilio de la víctima. En el transcurso, cuando va a entrar una moto que pasa por la izquierda, lo embiste. La preocupación mayor de la Justicia  – en referencia a la autoridad que intervino – era este accidente, con un herido leve”.

Desde el punto de vista humano, una vez que compruebo que hay una herida leve, que no es nada del otro mundo, un accidente que de nuestra ciudad estamos acostumbrados a que ocurra, y un hecho de las características que estábamos en presencia, yo por lo menos trato de darle contención. Ya que en el caso del accidente, el oficial de policía estaba ahí, los elementos no se movieron hasta que no volviera la policía científica y el herido fue trasladado para el hospital. Es decir que contención ya tenía esa persona, pero el resto… No lo tenía. El hecho ocurrió a 18.30 y yo me retiré del lugar de las víctimas  y vine  a la estación de policía comunal, para ver qué es lo que pasaba, por qué no se ordenaba. Y me encuentro aquí que la secretaria letrada  dijo ‘de ese tema me voy a ocupar después’. Desde el punto de vista humano, es para mí una barbaridad“.

“A mí lo que me preocupa es el trato… No sólo eso, que tengamos que estar tres horas sin recibir directivas, cuando el tiempo en una investigación de esa naturaleza es importantísimo.  Y por otro lado, me importan las víctimas” agregó y amplió su mirada sobre la situación, donde “ hay una confusión sobre el papel de la parte burocrática administrativa, el papel que tiene la Justicia sobre la Policía. Pero más allá de eso, en el trato, aunque lo cortés no quita lo valiente. Y si hay alguna cuestión que llamara la atención, se llamará la atención en los ámbitos y en la forma que corresponde. No haciéndolo en público, en forma desmedida. Pero esa es otra cuestión que tendremos que hablarlo personalmente”.

Nota Anterior

Salida de bomberos: incendio en Barrio Amespil

Siguiente Nota

Positiva reunión del intendente, concejales y vecinos inundados con el director de Hidráulica